domingo, 18 de julio de 2010

VALORES UNIVERSALES

La educación es responsabilidad de nosotros los docentes, asi como el fomento de los valores humanos, que son adquiridos por los alumnos en el lecho familiar. Presentaré de manera regular algunos de ellos que a mi criterio son los más importantes de fomentar en nuestros alumnos .
LA RESPONSABILIDAD
La responsabilidad (o la irresponsabilidad) es fácil de detectar en la vida diaria, especialmente en su faceta negativa: la vemos por ejemplo en el plomero que no hizo correctamente su trabajo, en el carpintero que no llegó a pintar las puertas en el día que se había comprometido, en el joven que tiene bajas calificaciones, en el arquitecto que no ha cumplido con el plan de construcción para un nuevo proyecto, y en casos más graves en un funcionario público que no ha hecho lo que prometió o que utiliza los recursos públicos para sus propios intereses.
Sin embargo plantearse qué es la responsabilidad no es algo tan sencillo. Un elemento indispensable dentro de la responsabilidad es el cumplir un deber. La responsabilidad es una obligación, ya sea moral o incluso legal de cumplir con lo que se ha comprometido.
La responsabilidad tiene un efecto directo en otro concepto fundamental: la confianza. Confiamos en aquellas personas que son responsables. Ponemos nuestra fe y lealtad en aquellos que de manera estable cumplen lo que han prometido.
La responsabilidad es un signo de madurez, pues el cumplir una obligación de cualquier tipo no es generalmente algo agradable, pues implica esfuerzo. En el caso del plomero, tiene que tomarse la molestia de hacer bien su trabajo. El carpintero tiene que dejar de hacer aquella ocupación o gusto para ir a la casa de alguien a terminar un encargo laboral. La responsabilidad puede parecer una carga, y el no cumplir con lo prometido origina consecuencias.
¿Por qué es un valor la responsabilidad? Porque gracias a ella, podemos convivir pacíficamente en sociedad, ya sea en el plano familiar, amistoso, profesional o personal.
Cuando alguien cae en la irresponsabilidad, fácilmente podemos dejar de confiar en la persona. En el plano personal, por ejemplo, aquel marido que durante una convención decide pasarse un rato con una mujer que recién conoció y la esposa se entera, la confianza quedará deshecha, porque el esposo no tuvo la capacidad de cumplir su promesa de fidelidad. Y es que es fácil caer en la tentación del capricho y del bienestar inmediato. El esposo puede preferir el gozo inmediato de una conquista, y olvidarse de que a largo plazo, su matrimonio es más importante.
El origen de la irresponsabilidad se da en la falta de prioridades correctamente ordenadas. Por ejemplo, el carpintero no fue a pintar la puerta porque llegó su "compadre" y decidieron tomarse unas cervezas en lugar de ir a cumplir el compromiso de pintar una puerta. El carpintero tiene mal ordenadas sus prioridades, pues tomarse una cerveza es algo sin importancia que bien puede esperar, pero este hombre (y tal vez su familia), depende de su trabajo.
La responsabilidad debe ser algo estable. Todos podemos tolerar la irresponsabilidad de alguien ocasionalmente. Todos podemos caer fácilmente alguna vez en la irresponsabilidad. Pero, no todos toleraremos la irresponsabilidad de alguien durante mucho tiempo. La confianza en una persona en cualquier tipo de relación (laboral, familiar o amistosa) es fundamental, pues es una correspondencia de deberes. Es decir, yo cumplo porque la otra persona cumple.
El costo de la irresponsabilidad es muy alto. Para el carpintero significa perder el trabajo, para el marido que quiso pasarse un buen rato puede ser la separación definitiva de su esposa, para el gobernante que usó mal los recursos públicos puede ser la cárcel.
La responsabilidad es un valor, porque gracias a ella podemos convivir en sociedad de una manera pacífica y equitativa. La responsabilidad en su nivel más elemental es cumplir con lo que se ha comprometido, o la ley hará que se cumpla. Pero hay una responsabilidad mucho más sutil (y difícil de vivir), que es la del plano moral.
Si le prestamos a un amigo un libro y no lo devuelve, o si una persona nos deja plantada esperándole, entonces perdemos la fe y la confianza en ella. La pérdida de la confianza termina con las relaciones de cualquier tipo: el chico que a pesar de sus múltiples promesas sigue obteniendo malas notas en la escuela, el marido que ha prometido no volver a emborracharse, el novio que sigue coqueteando con otras chicas o el amigo que suele dejarnos plantados. Todas esta conductas terminarán, tarde o temprano y dependiendo de nuestra propia tolerancia hacia la irresponsabilidad, con la relación.
Ser responsable es asumir las consecuencias de nuestra acciones y decisiones. Ser responsable también es tratar de que todos nuestros actos sean realizados de acuerdo con una noción de justicia y de cumplimiento del deber en todos los sentidos.
Los valores son los cimientos de nuestra convivencia social y personal. La responsabilidad es un valor, porque de ella depende la estabilidad de nuestras relaciones. La responsabilidad vale, porque es difícil de alcanzar.
¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra responsabilidad?
El primer paso es percatarnos de que todo cuanto hagamos, todo compromiso, tiene una consecuencia que depende de nosotros mismos. Nosotros somos quienes decidimos.
El segundo paso es lograr de manera estable, habitual, que nuestros actos correspondan a nuestras promesas. Si prometemos "hacer lo correcto" y no lo hacemos, entonces no hay responsabilidad.
El tercer paso es educar a quienes están a nuestro alrededor para que sean responsables. La actitud más sencilla es dejar pasar las cosas: olvidarse del carpintero y conseguir otro, hacer yo mismo el trabajo de plomería, despedir al empleado, romper la relación afectiva. Pero este camino fácil tiene su propio nivel de responsabilidad, porque entonces nosotros mismos estamos siendo irresponsables al tomar el camino más ligero. ¿Qué bien le hemos hecho al carpintero al despedirlo? ¿Realmente romper con la relación era la mejor solución? Incluso podría parecer que es "lo justo" y que estamos haciendo "lo correcto". Sin embargo, hacer eso es caer en la irresponsabilidad de no cumplir nuestro deber y ser iguales al carpintero, al gobernante que hizo mal las cosas o al marido infiel. ¿Y cual es ese deber? La responsabilidad de corregir.
El camino más difícil, pero que a la larga es el mejor, es el educar al irresponsable. ¿No vino el carpintero? Entonces, ir por él y hacer lo que sea necesario para asegurarnos de que cumplirá el trabajo. ¿Y el plomero? Hacer que repare sin costo el desperfecto que no arregló desde la primera vez. ¿Y con la pareja infiel? Hacerle ver la importancia de lo que ha hecho, y todo lo que depende de la relación. ¿Y con el gobernante que no hizo lo que debía? Utilizar los medios de protesta que confiera la ley para que esa persona responda por sus actos.
Vivir la responsabilidad no es algo cómodo, como tampoco lo es el corregir a un irresponsable. Sin embargo, nuestro deber es asegurarnos de que todos podemos convivir armónicamente y hacer lo que esté a nuestro alcance para lograrlo.
¿Qué no es fácil? Si todos hiciéramos un pequeño esfuerzo en vivir y corregir la responsabilidad, nuestra sociedad, nuestros países y nuestro mundo serían diferentes.
Sí, es difícil, pero vale la pena.

viernes, 9 de julio de 2010

Tipos de energía renovable


Ciencia II énfasis en física


ENERGÍA Y SUS TIPOS

La energía se define como la capacidad para realizar un trabajo.
Se clasifica en dos tipos principales: potencial y cinética.


Energía potencial
Es la energía que se encuentra almacenada en un cuerpo. Por ejemplo la que contienen los alimentos, el petróleo, el agua en reposo, entre otros.



Energía cinética
Es la que se origina con el movimiento de un cuerpo. La energía potencial con el movimiento se transforma en energía cinética, por eso se reconoce como energía del movimiento. Por ejemplo cuando se corre o camina, la energía potencial almacenada en los músculos se transforma en energía cinética, en un carro la energía de la gasolina al hacer combustión se transforma en movimiento.


Tipos de Energías

Energía química
Es la energía acumulada en los alimentos y en los combustibles. Se produce por la transformación de sustancias químicas que contienen los alimentos o elementos, posibilita mover objetos o generar otro tipo de energía.



Energía térmica o calórica
Es una forma de energía que proviene de otros tipos de energía. Todo lo que hay en el ambiente están compuestos por partículas muy pequeñas llamadas moléculas, que siempre están en movimiento y no se perciben a simple vista. Al moverse, las moléculas chocan entre sí generando calor. Por lo tanto, el calor está directamente relacionado con el movimiento, es decir, el movimiento genera calor.

Un organismo viviente puede generar energía térmica al realizar algún movimiento y energía química al ingerir alimentos y transforma estos para crear la suficiente energía que necesita el cuerpo.

Energía hidráulica
Es la transformación de la energía del movimiento del agua, generando la electricidad llamada también energía hidroeléctrica. Esta energía se logra pasando una corriente de agua a través de una turbina o motor. La cantidad de energía hidroeléctrica depende de la cantidad y velocidad del agua que circula por la turbina.


Pero las centrales eléctricas, no funcionan solamente con energía hidráulica, existen algunas que funcionan con energía térmica, y otras con energía nuclear.


Energía nuclear
Es la energía más novedosa, fue descubierta en el siglo pasado. Se origina del tratamiento químico o físico de los elementos naturales que poseen radioactividad como el uranio, el plutonio. Sus átomos son mezclados con algunas sustancias químicas que le provocan una reacción química, llamada reacción nuclear y liberan gran cantidad de energía.

Es muy peligrosa, con ella se construyen las bombas termonucleares. Debe ser manejada con mucha cautela pues su mala utilización podría destruir la vida terrestre, tal como ocurrió en Japón al finalizar la segunda guerra mundial. Donde se lanzó la primera bomba nuclear en Hiroshima, sus resultados fueron devastadores sobre el cuerpo humano y el ambiente. Pero también es muy útil, pues es empleada en medicina para destruir las células cancerosas.

Energía luminosa
Es la energía que contiene la luz, está muy relacionada con otros tipos de energía como la calórica y la química. Por ejemplo, el sol es una fuente de energía luminosa, pero no la única. También la electricidad, las luciérnagas y los cocuyos iluminan al transformar la energía química de sus cuerpos en energía luminosa, así mismo los rayos y otros.



Energía sonora
Se produce con la vibración o el movimiento de un objeto, que hace vibrar también el aire que lo rodea y esa vibración se transforma en impulsos eléctricos que en el cerebro se interpretan como sonidos.

Energía de combustibles
Es la energía que se origina al quemar alguna sustancia, tales como el petróleo y sus derivados, la madera, el carbón, el papel y otras. La combustión se origina cuando se produce la ignición o chispazo, que enciende el oxígeno y quema la sustancia combustible. Es la misma energía que se produce en un motor (link con archivo motores).


Tipos de recursos energéticos
La energía de combustión se genera de diversos recursos energéticos provenientes de las plantas, animales y fósiles.

Recursos energéticos provenientes de plantas
La madera y el carbón vegetal, que se obtiene de la madera, al ser encendidos producen energía térmica. Fueron las primeras fuentes de energía usadas por las diferentes razas humanas. Desde de la edad prehistórica, la raza humana ha tenido a su alcance los bosques en forma silvestre en todo el planeta. Pero, al aumentar aceleradamente la población, se fueron extinguiendo y por consiguiente la madera. Este es aún el caso hoy en la India, donde la madera es muy escasa.


Además, durante esa época la población no pensaba en la conservación y menos en la reforestación, es decir, la siembra de nuevos árboles para sustituir los derribados, lo que generó la casi total desaparición de los bosques a nivel mundial, sólo quedan pocas zonas boscosas y por eso son consideradas los pulmones vegetales del mundo, los cuales debe ser preservado.
Las plantas también son fuente de energía para los seres humanos y los animales, a través de los alimentos. Al ingerir alimentos, el cuerpo junto con el oxígeno, crea una especie de combustión generando energía para el cuerpo que puede ser traducida en energía calórica o movimiento.


Recursos energéticos provenientes de animales
Loa animales al igual que los humanos necesitan de los alimentos para producir su energía. El consumo de estos animales por parte de las personas, también son fuente de energía cuando son ingeridos como alimentos, tanto por seres humanos como por otros animales. Como ejemplo, podemos citar: el pollo, la carne de res y el pescado.

No obstante, la producción de la energía en los animales es aprovechada también por los humanos a través del trabajo que realizan los animales. La energía de movimiento liberada en los animales es utilizadas para arar un terreno, tirar de una carreta, entre otros trabajos que realizan los animales. También los excrementos pueden generar energía. En la India, las personas toman las bostas de las vacas y las colocan a secar, una vez seca las almacenan para posteriormente usarlas como combustión al cocinar, en vez de usar madera. En otros países se esta usando el gas que producen estos excrementos para cocinar.

Recursos fósiles
De los restos de las plantas que existieron hace millones de años, junto con los restos de los animales prehistóricos, se formó el carbón y el petróleo. Del petróleo se obtienen muchos derivados que son fuentes de energía, tales como la gasolina, el gasoil, el gas, y muchos otros.