jueves, 28 de julio de 2011

TE INVITO A REFLEXIONAR

Hoy recibí este mensaje a través de un correo electrónico, me hizo reflexionar mucho, y recordar que debemos darnos tiempo para vivir y ser felices, con cosas simples que hay a nuestro alrededor que no cuestan nada y que en nuestra prisa por el diario vivir olvidamos. Esto era algo que yo siempre comentaba que podemos ser felices sin invertir un sólo peso en ello y lo había olvidado de un tiempo hacia aca. Ahora quiero compartirlo con ustedes. Espero les guste y más que nada te haga reflexionar como a mi.

PRESTA ATENCIÓN
y lee detenidamente.

Tuve una maestra muy especial en la escuela secundaria hace muchos años, cuyo marido murió repentinamente de un ataque al corazón ...

Aproximadamente una semana después de su muerte, compartió algunos de sus conocimientos con el salón de clases, con todos los estudiantes.


A medida que el sol de la tarde se atenuaba, llegó al vapor a través de las ventanas del aula y la clase estaba a punto de terminar mudó un par de cosas a un lado en el borde de su escritorio y se sentó allí.

Con una mirada amable de reflexión sobre su rostro, hizo una pausa y dijo: Antes de que la clase haya terminado, me gustaría compartir con todos ustedes un pensamiento, que no está relacionado con la clase, pero que creo que es muy, importante ....

Cada uno de nosotros está aquí en la tierra para aprender, compartir, amar, apreciar y dar todo de nosotros mismos.

Ninguno de nosotros sabe cuándo y como es esta fantástica experiencia, y cuando se terminará..
Tal vez esta es la manera de Dios, de decirnos que tenemos que sacar el máximo provecho de cada día”.


Sus ojos ese humedecieron.., continuó Así que me gustaría que todos ustedes me hagan una promesa,

A partir de ahora, en el camino a la escuela, o a su casa, encontrarán algo hermoso para reparar en ello ..

No tiene que ser algo que se ve Podría ser un mensaje enviado, o, tal vez el pan recién horneado con el delicioso aroma flotando fuera de la casa, o podría ser el sonido de la brisa, el crujido de las hojas en los árboles, o la forma en la luz de la mañana las captura un mes Otoño con la caída de las hojas suavemente al suelo.

Por favor, espera estas cosas, y valóralas ..
Porque, si bien puede sonar trillado para algunos estas cosas son las cosas "de la vida".

Las pequeñas cosas que se ponen aquí en la tierra para disfrutar.
Las cosas que a menudo damos por sentado.
Tenemos que hacerlas importante para nuestra vista, nuestros sentimientos.. para que en cualquier momento .... todo se puede inmortalizar".

La clase estaba totalmente silenciosa...
Todos los libros se recogieron y salimos de la habitación pausadamente..
en silencio, esa tarde me di cuenta de más cosas en la ruta de mi casa a la escuela de lo que había que visto o aprendido en el semestre entero ...

Cada vez cuando, pienso en la profesora al recordar lo que logró para todos nosotros, yo trato de apreciar todas las cosas que a veces a todos nos pasan por alto.

Toma nota de algo especial que ves hoy. Ir descalzo, o caminar en la playa al atardecer, a sonrisa de tus hijos, el canto de los pajarillos, la brisa.
Una parada en el camino a casa esta noche conseguir momentos de risas en una heladería con un cono de rico helado...
Para cuando más adelante recordemos las cosas que hicimos, que a menudo nos lamentamos; pero más nos lamentaríamos por las cosas que no hicimos

Gracias
Angélica

martes, 26 de julio de 2011

LA LEALTAD


Probablemente nadie entienda mejor la lealtad que aquel a quien le han traicionado alguna vez.

Todos esperamos la lealtad de los demás. A nadie le gusta ser traicionado, o saber que un amigo habló mal de nosotros. Por supuesto que nos parece terrible cuando, tras muchos años de trabajar en un empresa, somos despedidos sin pensar en todos los años que le invertimos. Detectar la lealtad (o deselaltad) en los demás es fácil, pero ¿Cómo estoy viviendo yo la lealtad? ¿Realmente sé qué es? ¿Qué esperan los demás de mí?

La lealtad es un corresponder, una obligación que se tiene al haber obtenido algo provechoso. Es un compromiso a defender lo que creemos y en quien creemos. Por eso el concepto de la lealtad se da en temas como la Patria, el trabajo, la familia o la amistad. Cuando algo o alguien nos ha dado algo bueno, le debemos mucho más que agradecimiento.

La lealtad es un valor, pues quien es traidor se queda solo. Debemos ser leales con aquello que nos ha ayudado: un amigo que nos defendió, un país que nos acoge como patria, una empresa que nos da trabajo. La lealtad es defender a quien nos ha ayudado, "sacar la cara".

Cuando somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a su etapa más profunda. Todos podemos tener un amigo superficial, o trabajar en un sitio simplemente porque nos pagan. Sin embargo la lealtad implica un compromiso que va más hondo: es el estar con un amigo en las buenas y en las malas, es el trabajar no solo porque nos pagan, sino porque tenemos un compromiso más profunda con la empresa en donde trabajamos, y con la sociedad misma.

La lealtad es una llave que nos permite tener auténtico éxito cuando nos relacionamos. La lealtad es un valor que no es fácil de encontrar. Es, por supuesto, más común aquella persona que al saber que puede obtener algo de nosotros se nos acerque y cuando dejamos de serle útil nos abandona sin más. Es frecuente saber que alguien frecuenta un grupo contrario porque le da más beneficios. Y lo que acaba ocurriendo es que nadie confía en ese tipo de personas.

Veamos cuáles son algunas actitudes desleales:
- Las críticas que se hacen de las personas, haciendo hincapié en sus defectos, lo limitado de sus cualidades o lo mal que hacen su trabajo.
- Hablar mal de nuestros jefes, maestros o de las instituciones que representan.
- Divulgar las confidencias que se nos han hecho.
- Quejarnos del modo de ser de alguien y no ayudarlo para que se supere.
- Dejar una amistad por razones injustificadas y de poca trascendencia, como el modo de hablar, vestir o conducirse en público.
- El poco esfuerzo que se pone al hacer un trabajo o terminarlo.
- Cobrar más del precio pactado

Como vemos, la Lealtad se relaciona estrechamente con otro Valores como la Amistad, el Respeto, la Responsabilidad y la Honestidad entre otras.

No basta contradecir las actitudes desleales para ser Leal, es necesario detenernos a considerar algunos puntos:

- En toda relación se adquiere un deber respecto a las personas. Como la confianza y el respeto que debe haber entre padres e hijos, la empresa con los empleados, entre los amigos, en la pareja, los alumnos hacia su escuela…

- Es necesario reconocer los valores que representan las instituciones o aquellos que promueven las personas con sus ideas y actitudes. Nunca será buena idea que una persona que se preocupa por vivir los valores, trabaje en un lugar donde se hacen fraudes o impera la corrupción.

- Se deben buscar y conocer los valores permanentes para cualquier situación, de otra forma se es "leal" mientras se comparten las mismas ideas. La persona que convive en un ambiente de diversión malsana y excesos, pronto se alejará y comenzará a hablar mal de aquellos que dejaron de participar de sus actividades.

- La Lealtad no es consecuencia de un sentimiento afectivo, es el resultado de una deliberación mental para elegir lo que es correcto. El mentir para encubrir las faltas de un amigo (en la casa, el trabajo o la escuela) no nos hace leales, sino cómplices.

- Si se coloca como valor fundamental el alcance de objetivos, se pierde el sentido de cooperación. La persona que participa de una actividad sólo por el éxito que se tiene, fácilmente abandona la empresa porque las cosas no salen bien o simplemente deja de obtener los beneficios a que estaba acostumbrado.

- Lo importante es vivir los valores por lo que representan, no por las personas que en algún momento dictan una norma. Todo trabajo se debe hacer bien, no por "quedar bien" con el jefe.


Con todo lo anterior veremos que aún sin darnos cuenta, las relaciones que hemos sabido mantener se deben en gran medida a la vivencia del valor de la Lealtad. No basta conocer los valores, es necesario darlos a conocer y reforzarlos para lograr un cambio de actitud, al hacerlo, logramos madurar la amistad y fortalecer el afecto.

Ahora te invito a leer y reflexionar con el cuento
"EL HADA Y LA SOMBRA"

Hace mucho, mucho tiempo, antes de que los hombres y sus ciudades llenaran la tierra, antes incluso de que muchas cosas tuvieran un nombre, existía un lugar misterioso custodiado por el hada del lago. Justa y generosa, todos sus vasallos siempre estaban dispuestos a servirle. Y cuando unos malvados seres amenazaron el lago y sus bosques, muchos se unieron al hada cuando les pidió que la acompañaran en un peligroso viaje a través de ríos, pantanos y desiertos en busca de la Piedra de Cristal, la única salvación posible para todos.

El hada advirtió de los peligros y dificultades, de lo difícil que sería aguantar todo el viaje, pero ninguno se asustó. Todos prometieron acompañarla hasta donde hiciera falta, y aquel mismo día, el hada y sus 50 más leales vasallos comenzaron el viaje. El camino fue aún más terrible y duro que lo había anunciado el hada. Se enfrentaron a bestias terribles, caminaron día y noche y vagaron perdidos por el desierto sufriendo el hambre y la sed. Ante tantas adversidades muchos se desanimaron y terminaron por abandonar el viaje a medio camino, hasta que sólo quedó uno, llamado Sombra. No era el más valiente, ni el mejor luchador, ni siquiera el más listo o divertido, pero continuó junto al hada hasta el final. Cuando ésta le preguntaba que por qué no abandonaba como los demás, Sombra respondía siempre lo mismo "Os dije que os acompañaría a pesar de las dificultades, y éso es lo que hago. No voy a dar media vuelta sólo porque haya sido verdad que iba a ser duro".

Gracias a su leal Sombra pudo el hada por fin encontrar la Piedra de Cristal, pero el monstruoso Guardián de la piedra no estaba dispuesto a entregársela. Entonces Sombra, en un último gesto de lealtad, se ofreció a cambio de la piedra quedándose al servicio del Guardián por el resto de sus días...

La poderosa magia de la Piedra de Cristal permitió al hada regresar al lago y expulsar a los seres malvados, pero cada noche lloraba la ausencia de su fiel Sombra, pues de aquel firme y generoso compromiso surgió un amor más fuerte que ningún otro. Y en su recuerdo, queriendo mostrar a todos el valor de la lealtad y el compromiso, regaló a cada ser de la tierra su propia sombra durante el día; pero al llegar la noche, todas las sombras acuden el lago, donde consuelan y acompañan a su triste hada.


Autor.. Pedro Pablo Sacristán

domingo, 17 de julio de 2011

El valor de la "BONDAD"


La bondad es la disposición permanente a hacer el bien, de manera amable, generosa y firme. Las personas bondadosas sienten un gran respeto por sus semejantes y se preocupan por su bienestar. Si alguien no esta en buena situación y necesita ayuda, el bondadoso no duda en ofrecérsela, y lo hace sin ofender, amorosamente y poniendo un gran interés en ello.

Ser bueno, no quiere decir ser blando, sumiso, ingenuo o sin carácter, como a veces se cree. Al contrario, los buenos se distinguen por su fuerte personalidad, la cual se traduce en inagotables dosis de energía y optimismo, y se refleja en su cálida sonrisa y los sentimientos de confianza, cariño y respeto que infunden a su alrededor.

La bondad es una de las cualidades humanas que mejor reflejan la esencia humana, pues la persona bondadosa es buena, benigna y benévola, y a veces se la relaciona con la amabilidad. Tiene inclinación por hacer el bien a los demás, y lo hace con afecto, comprensión y respeto. La mejor persona suele ser bondadosa. Por eso la necesidad de iniciar cuánto antes a los niños y jóvenes en las conductas bondadosas. El joven que aprende a construir la paz y vivirla en bondad, recibirá muchas dádivas a cambio.

Aprender a ser bueno

Para conseguir que los niños sepan qué es la bondad, el ejemplo es la mejor herramienta. El modelo que le ofrece el adulto le dirá mucho más que mil palabras. Y su efecto será más inmediato y más profundo si este adulto realiza acciones que revelen comportamientos bondadosos. Los niños deben aprender que lo mejor es ayudar, comprender y cooperar, en lugar de agredir, arrebatar o maltratar.

Cómo aprender a ser bueno

. Mantengamos una actitud amable, abierta y generosa a los demás.
• Abriguemos compasión hacia las personas que sufren.
• Mostrémonos siempre dispuestos ayudar al que lo necesite.
- Con los ejemplos de sus padres y hermanos mayores
- Haciendo compañía a sus abuelos
- Aprendiendo a cuidar de su habitación y recogiendo sus juguetes
- Ayudando a sus padres en la labor del hogar
- Abriendo la puerta a un anciano
- Cuidando y dando buenos consejos a los hermanos pequeños
- Contribuyendo con su profesora en clase
- Dejando prestado o regalando algunas pertenencias suyas a los demás y a los que nada tienen
- Llevando ropas usadas con sus padres a alguna institución

Ahora te invito a leer un cuento acerca de la bondad.

LA LIMOSNA DEL NIÑO

En las montañas del Tibet, un grupo de niños se dedicaba a jugar en un puente cercano al pueblo en que vivían. Todos habían llevado consigo sus loncheras, menos el más pequeño, que había salido corriendo feliz detrás de los otros sin dejar que su madre pudiera alcanzarlo para darle la suya.
Mientras los otros niños hacían cometas, barriletes y figuras de animales en papel, el pequeño amasaba unos simpáticos pastelitos de barro.
A media mañana sintieron hambre y cada uno se acordó de su lonchera. Cuando se disponían a comer, oyeron un ruido de algo que golpeaba contra las piedras del puente. Asustados, voltearon a ver de qué se trataba y observaron la figura de un ser enorme y muy grueso que se acercaba tanteando el piso con un palo. Los más nerviosos pensando que se trataba de un malvado ogro de las montañas, corrieron y se escondieron debajo del puente. Los demás se quedaron esperando a ver qué pasaba, paralizados por una extraña emoción, mezcla de miedo y curiosidad. Entre ellos estaba el niño de los pastelitos de barro.
Luego de unos eternos segundos de tensión, el misterio se aclaró. El temible ogro resultó ser un pobre hombre ciego y hambriento que llevaba un día y una noche perdida en los solitarios y escarpados cerros que rodeaban el pueblo, según les contó a los niños que se atrevieron a acercársele.
Los niños, también eran muy pobres, sintieron compasión por el hombre y separaron una parte de sus loncheras para dársela. Sólo el pequeño no tenía nada que darle. «yo también le daré de comer» gritó, lleno de alegría. «pero si tú no tienes nada» le contestaron los otros niños, mientras le entregaban un bocado de sus respectivas meriendas al ciego.
Sin hacer caso, el niño esperó su turno y, con una radiante sonrisa, puso en manos del mendigo uno de sus pastelitos de barro. Cuando el ciego abrió la mano, el pastelito se había transformado en una reluciente moneda de oro.

viernes, 8 de julio de 2011

FELICES VACACIONES



Un descanso merecido para todos. Espero que descansen realmente, disfruten y recarguen energías para afrontar la última parte del año, en caso de los compañeros maestros.

Y ustedes jóvenes también recarguen sus energías para la nueva etapa que están por comenzar en sus vidas, ya sea que continúen estudiando o empiecen a trabajar.

Ahora a descansar y a pasarlo muy bien y recuerden que hay tiempo para todo, también para leer o hacer alguna actividad de repaso.

Chicos de 2° y 1er. grado nos vemos en agosto.

Mientras tanto trataré de seguir escribiendo aquí en mi blog, ya que tenemos algo de trabajo de nuestra planeación didáctica para el siguiente ciclo escolar; espero les guste y me sigan visitando y me agradaría mucho me dejen algún comentario.

lunes, 4 de julio de 2011

DESPEDIDA A MIS ALUMNOS DE TERCER GRADO


Estimadas Alumnas y Alumnos.

Hace tres años, con un cúmulo de temores bajo el brazo, llegaron por vez primera a la escuela secundaria. Ahora, ya sin aquéllos temores, pero sí con tristeza, llegó la hora de la despedida, de decir : ¡ Adiós!

Se despiden de su escuela y atrás quedarán sus puertas cerradas.

Han sido tres años de esfuerzo y, en ocasiones, los deberes escolares fueron arduos. Pero fueron también tres años de recompensas y de satisfacciones, de amistades y recuerdos que permanecerán para siempre en el libro de sus vidas.

Son Ustedes un buen ejemplo para los estudiantes que ingresarán a ocupar los lugares vacantes.

Sus maestros los recordarán como estudiantes honestos y responsables, alegres y comprometidos. Aunque algunos demuestran lo contrario en sus vidas. A partir de este momento, la secundaria será un capítulo en el libro de sus vidas. Ahora se enfrentarán a un presente con nuevos desafíos.

En los problemas que pudieran surgir en su camino, cada uno de Ustedes deberá reafirmar una visión de justicia, de paz y de respeto a los derechos humanos y a las leyes que rigen nuestro país, es decir vivir de acuerdo a los valores que sus padre y maestros tratamos de promover.

Por ahora, una cosa les debe quedar clara: el estudio, y nada más que el estudio, será la llave que les abrirá las puertas del mañana.

En un mundo cambiante como el que les tocó vivir, la preparación es la mejor estrategia para enfrentar las crisis de un mundo incierto.

El futuro de cada uno de Ustedes no está en manos del destino; y aún cuando pudieran creer que el destino es el que baraja las cartas, son Ustedes quienes las juegan. Lo que les quiero decir, es que Ustedes formarán su propio destino. Ustedes y sólo Ustedes son quienes deben preguntarse qué es lo desean hacer con sus vidas.

Sus padres, sus maestros, han puesto los cimientos: el respeto a la dignidad de la persona; el respeto que debe empezar por Ustedes mismos, y debe continuar con sus familias , con todos los que los rodean y con la sociedad entera. Aprendan a decir sí, y aprendan a decir no, cuando sea necesario. ¡ Ustedes son personas valiosas! ¡No permitan que nada ni nadie los desvíe de su camino como personas dignas y honestas!

Sean buenos hijos, respeten siempre a sus padres, protejan a sus hermanos. Sean personas cabales. Un hombre o una mujer cabal, es una persona comprometida con su familia y con la sociedad, pero sobre todo, comprometida consigo misma.

Asuman con entrega , con coraje y con valor la responsabilidad de empuñar el timón de sus vidas, que la mar les pertenece, ya sea que continúen estudiando o bien se integren a la vida laboral.

Mucha suerte jóvenes.

¡Buen viaje!