jueves, 27 de diciembre de 2012

EL PERDÓN

En  estos tiempos donde acaba de pasar la navidad y esta próximo fin de año, creo es el momeno preciso de reflexionar de todo lo vivido durante este año, de reconsiderar cosas que hicimos mal y a quienes de alguna manera lastimamos o nos lastimaron, es momento de pedir disculpas o perdonar.
 
¿QUÉ ES EL PERDÓN?

Perdonar no es justificar ni liberar al otro de culpa y cargo. Perdonar significa liberarse de todos esos sentimiento o emociones negativas que nos perjudican. Perdonar es la acción de transmutar todos esos sentimientos o emociones negativas que tenemos hacia alguien, que "nos dañó o perjudicó", en sentimientos de Amor.


El Perdón es la Ley del Amor. Perdonar significa sentirnos perfectos hijos de Dios y adquirir la capacidad de ver en cada ser humano, a la Divinidad.
El Perdón es una expansión de la conciencia. El Perdón es la evolución y madurez del alma.

"EL RENCOR ES LA INMADUREZ DEL ALMA"

Puedes perdonar?
Puedes perdonar al hijo desagradecido, al amigo que traiciona la confianza, al vecino que desparrama chismes dañinos?,Pueden perdonarse los esposos, que se critican constantemente el uno al otro frente a los demás?

Perdonar no es fácil, pero con Dios nada es imposible y Perdonar es "dar cuando uno todavía está lastimado, y sangrando por dentro". "Enfrentar los sentimientos heridos, ayuda mucho nuestro crecimiento psicológico - emocional y espiritual, confiando en el Padre del cielo y en su misericordia: "Perdónanos señor, como perdonamos a todos los que nos han ofendido". Así serás bendecido con el don del perdón". Tantas veces perdónes en la tierra, es la medida en que serás perdonado en el Reino de los Cielos. Recordar es volver a vivir y olvidar es recordar sin sentir.




"Perdóna hasta que te duela".

5 claves para el perdón:

1. Hacer un examen conciencia: Requiere recordar y analizar quién fue el agresor y por qué. Enfrentar el problema emocional y psicólogicamente sin desesperarse, con paciencia y calma en la meditación acompañada en la contemplación de los hechos en forma positiva .

2. Validar el acto: Consiste en conversar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar,analizar la situación y dar un buen consejo. De preferencia se debe recurrir a un profesional y consejero espiritual.

3. Compasión y misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano desdichado, tratar de entender y analizar que lo llevó a causar el daño.
Tener misericordia con la persona que nos ofendió, se alcanza cuando contemplamos al individuo y comprendemos que trae heridas desde su niñez que no ha superado por resentimientos del pasado.

4. Humildad: Es necesario eliminar el orgullo que actúa como una barrera antes de ceder el perdón
. Este muro invisible es el que endurece el corazón y hay que eliminarlo con ejercicios espirituales,como la meditación, reflexión y oración para que se transforme en una sincera humildad que trae la paz al corazón.

5. Perdonarse a sí mismo: Significa reflexionar sobre los errores propios, ya se hayan cometido consciente o inconscientemente, reconocerlos, corregirlos y superarlos. Este acto debe corresponder a un proceso de aceptación de sí mismo, aumentando en virtudes y alimentando el infinito estado espiritual.


Imagen

Neil T. Anderson, en su libro Victoria sobre la oscuridad, nos propone doce pasos para perdonar:

1.-Apunte en una hoja de papel los nombres de quienes lo han ofendido y los motivos por lo que lo han hecho.
2.-Apunte lo que siente por ellos, enfrente el dolor y el odio.
3.-Reconozca la importancia de la muerte de Jesús en la cruz.
4.-Decida aguantar la carga de los pecados de cada persona, es decir, no tome represalias contra ella.
5.-Decídase a perdonar: libere a la persona.
6.-Lleve su lista a Dios y ore de la siguiente manera: Perdono a ... por ...
Destruya la lista, que eso quede sólo entre Dios y usted.
7.-No espere que su perdón haga mejor a la otra persona, perdónela simplemente.
8.-Intente comprender a las personas que
ha perdonado, ellas también son víctimas.
9.-Espere resultados positivos en usted al perdonar.
10.-Agradezca a Dios las lecciones que ha aprendido.
11.-Y reconozca su culpa por las ofensas que ha sufrido.
12.-El perdón pone a prueba nuestra condición de cristianos y de hombres y mujeres de fe, pues implica liberarnos de las ofensas y los daños que otras personas nos han hecho.
 
El perdón, el olvido y el arrepentimiento son imprescindibles para una verdadera sanación emocional.
Bueno amigos se que es díficil perdonar a quien nos h hecho daño pero nos libera y si por el contrario,nosotros somos los agresores tomemos la iniciativa y pidamos disculpas y seamos perdonados y asi tener paz espitual .

sábado, 22 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD

Esta ocasión comparto con ustedes amigos esto que lei, y me gusto mucho.

El significado de la Navidad



         &       
Según el diccionario la Navidad significa nacimiento o natividad, es también la fiesta cristiana más importante junto con la Pascua.


Pero.... ¿Qué es para ti la navidad?.

A esta fecha tan especial le puedes dar tantos significados como diversas formas de prepararte para celebrarla. Para unos tal vez le recuerda que es en ese tiempo cuando reciben sus aguinaldos, para otros quizás sean vacaciones; los pequeños la relacionan con que no van a la escuela, posadas y regalos, los jóvenes piensan en los intercambios y fiesta; y para muchos otros, es la excelente oportunidad para ver a los parientes que estan lejos, olvidarse de la dieta y compartir con ellos una deliciosa cena.
 ¿Cómo te preparas para recibir la navidad?.
Tal vez desde tiempo antes adquieres el material para realizar tus propios adornos navideños o prefieres comprarlos hechos, te vas al centro comercial por el árbol de moda o te decides por uno natural, adquieres el mejor nacimiento y forras de foquitos tu casa, ahh!! sin olvidar claro, adelantarle a la larga lista de regalos para toda la familia, amigos y conocidos.
Uff!!, si que es una época en que las actividades aumentan y los gastos también.
¿Es este es el significado que para tí tiene la navidad y la forma de prepararte para recibirla, o lo haces así por costumbre o imitación?. Porque si es así cuidado, ya que esta costumbre puede llegar a tener una fuerza superficial muy considerable.
Mejor que te parece si juntos hacemos el intento, aunque sea por esta ocasión, de celebrar de una manera diferente:
Comencemos por desempolvarnos la mente para recordar en realidad que y para quien estamos haciendo todo esto.


¿Ya te acordaste? pues si, vamos a festejar el nacimiento y la llegada de Jesús a la tierra, aquel quien representa para muchos personas el sustento espiritual y en donde desembocamos nuestra fe, alegrías, tristezas, agradecimientos, peticiones y hasta culpas; alguien que es fiel representante de la nobleza, la sencillez, sabiduría, el sacrificio y quien posee en su plenitud el maravilloso don de amar y perdonar. A Él, por Él y para ÉL es el festejo.




Muy bien, ahora para recibirlo debes prepararte como lo haces cuando vas a un evento de gran importancia: poniéndote tus mejores galas.
Tus mejores galas serán tu disposición y creatividad para elaborar un pesebre en tu casa, bajo el árbol o donde tu decidas; tal vez no será el más grande ni con las piezas más finas, pero sí el que esta adornado con la ayuda de toda la familia, un nacimiento sencillo y deslumbrante.
Tanto el pesebre como el árbol navideño serán complementos de energía, pues el arbolito es de alguna manera la antena que está conectada hacia el universo, mientras que el pesebre representa el renacimiento de Jesús, Él en donde muchos de nosotros contemplamos nuestra esencia.

Enseguida vamos a ocuparnos de nuestra persona, ya que una vez conscientes de la celebración debemos mostrar una actitud optimista, reflexiva y dejando de lado todo aquello que solamente hace que olvidemos el verdadero sentido de la navidad.


Ya la cena entre toda la familia la podemos ir planeando, conforme nuestras posibilidades y sin derrochar lo que bien nos puede servir para después; nuevamente algo muy sencillo pero muy bien condimentado con tiempo y amor.

Quise dejar hasta el último los regalos, porque creo que estos serán los más grandes y costosos de todas tus navidades. Por la envoltura ni te preocupes pues ya la tienes, esa es nada más y nada menos que TÚ; dentro de ella hay preciados regalos: unos brazos fuertes capaces de transmitir afecto, y más adentro, desde tu corazón, podrás encontrar amor, cariño, perdón y compresión para obsequiar.
Ahora sólo faltaría el moño, que te parece si lo haces de una oración constante y fervorosa por los tuyos y sus familias, para que Jesús los colme de bendiciones.
Desde luego hacer todo esto no en nada fácil, implica un esfuerzo considerable y más si estamos acostumbrados a celebrar la navidad de otra manera, sin embargo vale la pena intentarlo.
Al realizar estos cambios seguro te enfrentarás ante la actitud negativa de los demás; te tacharán de raro(a), avaro(a), anticuado(a), etc.; pero no te preocupes por que ante tal respuesta tienes dos opciones: Vuelves hacer el intento el año que viene o definitivamente te olvidas de todo y aquí no haz leído nada interesante.
Sólo recuerda que en esta ocasión, ya por el simple hecho de pensar diferente acerca de este gran acontecimiento; de darle importancia a lo que verdaderamente lo tiene te haz ganado un 10, porque aunque sea por un momento te diste la oportunidad de que Jesús volviera a nacer en ti y tú en Él.
 
A todas las personas que me siguen y que visitan este mi humilde blog
les deseo una linda navidad en union de sus seres queridos
lleno de paz, armonia y felicidad
y el año por venir
este lleno de éxito, prosperidad y muchas bendiciones.
 
Y recuerden que las cosas simples y dadas con amor
 tienen un valor incalculable;
así que amigos hagan regalos así
con el corazón.

martes, 11 de diciembre de 2012

GENEROSIDAD "VALOR

 
 
Un persona generosa es aquella que actúa en favor de otras personas desinteresadamente, y con alegría, teniendo en cuenta la utilidad y la necesidad de la aportación para esas personas, aunque le cueste un esfuerzo.»

Generosidad es pensar y actuar hacia los demás, hacia fuera. No hacia adentro. Siempre es más fácil hacer un acto grandioso por el cual nos admiren, que “simplemente” darnos a los demás sin obtener ningún crédito. Y es que casi todos tendemos a buscar el propio brillo, el prevalecer sobre los demás y solemos evitar el dar nuestra luz a los demás.
 
Dar sin esperar nada a cambio, entregar parte de tu vida, volcarse a los demás, ayudar a los que lo necesitan, dar consuelo a los que sufren, eso es generosidad. Y no es un valor pasado de moda.
Hacer algo a favor de otras personas puede significar muchas cosas distintas: por ejemplo, dar cosas, dar tiempo, prestar posesiones, perdonar, escuchar y todos estos actos suponen una decisión en algún momento dado. Por ejemplo ser generoso con el tiempo significa decidirse y estar dispuesto a sacrificar para el bien de los demás algo que se guarde para la propia utilización.
Las personas suelen valorar el tiempo por su rentabilidad, por los resultados que pueden ver claramente a corto plazo y, en consecuencia, establecen criterios de poco valor intrínseco. Es decir, valoran el tiempo por la cantidad de dinero que pueden ganar o por el número de contactos profesionales que pueden conseguir.
Una de las facetas básicas de la generosidad es la apreciación del valor de lo que poseemos. En ocasiones, la dificultad radicará en no saber identificar adecuadamente nuestras posesiones o nuestras posibilidades. Se nota claramente en expresiones. del tipo «no, sería capaz de … », «no tengo tiempo para … », «no sabría hacerlo … », etc., cuando muchas veces el problema no está en la capacidad, en el tiempo, en el saber hacer, sino en la falta de confianza en las propias posibilidades o en la falta de apreciación de lo que realmente uno es capaz de hacer..
Si la persona no vive la generosidad por una convicción profunda de que los demás tienen el derecho de recibir su servicio, de que Dios le ha creado para servir, difícilmente existirá una generosidad permanente en desarrollo.Por eso, es más importante el concepto de «darse» que el de dar. Se puede dar, sin identificarse con lo dado, sin simpatizar con la otra persona.
Una persona generosa se distingue por:
  • La disposición natural e incondicional que tiene para ayudar a los demás sin hacer distinciones.
  • Resolver las situaciones que afectan a las personas en la medida de sus posibilidades, o buscar los medios para lograrlo.
Para vivir mejor esta valor en lo pequeño y cotidiano, es de gran utilidad poner en práctica las siguientes medidas:
  • Procura sonreír siempre. A pesar de tu estado de ánimo y aún en las situaciones poco favorables para ti o para los demás.
  • Se accesible en tus gustos personales, permite a los demás que elijan la película, lugar de diversión, pasatiempos, la hora y punto de reunión.
  • Aprende a ceder la palabra, el paso, el lugar; además de ser un acto de generosidad denota educación y cortesía.
  • Cumple con tus obligaciones a pesar del cansancio y siempre con optimismo, buscando el beneficio ajeno.
  • Usa tus habilidades y conocimientos para ayudar a los demás.
  • Cuando te hayas comprometido en alguna actividad o al atender a una persona, no demuestres prisa, cansancio, fastidio o impaciencia; si es necesario discúlpate y ofrece otro momento para continuar.
  • No olvides ser sencillo, haz todo discretamente sin anunciarlo .
El vivir con la conciencia de entrega a los demás, nos ayuda a descubrir lo útiles que podemos ser en la vida de nuestros semejantes, alcanzado la verdadera alegría y la íntima satisfacción del deber cumplido con nuestro interior.
 






“En un equipo, la generosidad se demuestra ayudando a los demás”
“Es asombroso aprender de las personas que me rodean, pero más
asombroso es aprender a escucharlos”
“Donde sobran las buenas acciones está presente la generosidad”












Para reflexionar






Decálogo de la generosidad

1. Apreciar los buenos actos de los demás.






2. Actuar a favor de otras personas desinteresadamente, sin que nos cueste
esfuerzo.
3. Ser generoso supone utilizar la voluntad para hacer el bien.
4. Decidir libremente el dar cosas, tiempo, el perdonar, el escuchar, el saludar,
el recibir, etc.

5. Valorar lo que se tiene y dar de acuerdo con la necesidad de las personas.

6. Tener disponibilidad cuando alguien necesite ser escuchado, sin esperar

conseguir algo a cambio.

7. Esforzarte por hacer la vida agradable a los demás, saludando a alguien

con quien no tienes amistad.

8. Servir a los demás con el deseo y la seguridad de querer hacerlo.

9. Crear un ambiente de participación y de servicio en la familia.

10. La generosidad es fundamental para que la persona llegue a tener plenitud

en su vida.

 
Que implica la generosidad en la familia:









Ayudarnos en las labores que cada uno realiza en el hogar







 


Tener mesura al gastar dinero en cosas que no son de utilidad y afectan la







economía









Pedir permiso para los paseos con amigos, así como el estar consciente de







que nuestros padres no pueden tener dinero para darnos cuanto nosotros

solicitamos







 


Convivir con los miembros de la familia, así tengamos que renunciar a

parte del tiempo libre personal
 

sábado, 1 de diciembre de 2012

REFLEXIÓN

 
Hoy amigos les comparto esta bonita reflexión, ya que o firmenente creo la aeversidad y los problems nos hacen más fuertes
 
EL ARBOL DE LOS PROBLEMAS
 
El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se daño y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se niega a arrancar.

Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invito a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo un momento frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazo a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta el carro. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunte acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

"Oh, ese es mi árbol de problemas", contesto.

"Se que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez".

"Lo divertido es", dijo sonriendo, "que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior".
 
Espero les guste, haa la próxima.

jueves, 29 de noviembre de 2012

DISOLUCIONES, SUSPENCIONES, COLOIDES Y EMULSIONES


Ahora jóvenes expongo un tema importante de química ya que muchos de los materiales que utilizamos en nuestra vida diaria forman parte de estos tipos de mezclas, muchos alimentos son mezclas.

 

DISOLUCIONES

 

Son mezclas homogéneas: las proporciones relativas de solutos y solvente se mantienen en cualquier cantidad que tomemos de la disolución (por pequeña que sea la gota), y no se pueden separar por centrifugación, ni filtración.

La disolución consta de dos partes: soluto y solvente.

Cuando la sustancia se disuelve, esta desaparece.

Al disolver una sustancia, el volumen final es diferente a la suma de los volúmenes del disolvente y el soluto.

Las propiedades químicas de los componentes de una disolución no se alteran.

El tamaño de sus partículas es el tamaño es menor a 0,001 μm.

Sus componentes se separan por cambios de fases, como la fusión, evaporación, condensación, etc.

Tienen ausencia de sedimentación, es decir, al someter una disolución a un proceso de centrifugación las partículas del soluto no sedimentan debido a que el tamaño de las mismas son inferiores a 10 Angstrom ( Å ).

Se encuentran en una sola fase.

Permiten el paso de la luz.

Son transparentes

 

SUSPENCIONES

Son mezcla heterogénea formada por un sólido en polvo y/o pequeñas partículas no solubles (fase dispersa) que se dispersan en un medio líquido (fase dispersante o dispersora). Cuando uno de los componentes es agua y los otros son sólidos suspendidos en la mezcla, son conocidas como suspensiones mecánicas.

Son turbias.

No permiten el paso de la luz

Las suspensiones se diferencian de los coloides o sistemas coloidales, principalmente en el tamaño de las partículas de la fase dispersa. Las partículas en las suspensiones son visibles a nivel macroscópico (mayores a 1 µm, y de los coloides a nivel microscópico (entre 1 nm y 1 µm). Además al reposar las fases de una suspensión se separan, mientras que las de un coloide no lo hacen. La suspensión es filtrable, mientras que el coloide no es filtrable.

COLOIDES

Son mezclas heterogéneas formadas por dos o más fases, principalmente: una continua, normalmente fluida, y otra dispersa en forma de partículas por lo general sólidas. La fase dispersa es la que se halla en menor proporción. Normalmente la fase continua es un líquido, pero pueden encontrarse coloides cuyos componentes se encuentran en otros estados de agregación.

Reflejan la luz, a esto se le conoce como efecto Tyndall

Son transparentes algunas turbias.

El nombre de coloide proviene de la raíz griega kolas que significa «que puede pegarse». Este nombre que hace referencia a una de las principales propiedades de los coloides: su tendencia espontánea a agregar o formar coágulos.

 

Los coloides también afectan el punto de ebullición del agua y son contaminantes.

Los coloides se diferencian de las suspensiones químicas, principalmente en el tamaño de las partículas de la fase dispersa. Las partículas en los coloides no son visibles directamente, son visibles a nivel microscópico (entre 1 nm y 1 µm), y en las suspensiones sí son visibles a nivel macroscópico (mayores a 1 µm). Además, al reposar, las fases de una suspensión se separan, mientras que las de un coloide no lo hacen. La suspensión es filtrable, mientras que el coloide no es filtrable

Las partículas tienen movimiento en zigzag llamado movimiento browniano.

 

EMULSIONES

Es una mezcla de líquidos inmiscibles de manera más o menos homogénea. Un líquido (la fase dispersa) es dispersado en otro (la fase continua o fase dispersante). Muchas emulsiones son de aceite/agua, con grasas alimenticias como uno de los tipos más comunes de aceites encontrados en la vida diaria. Ejemplos de emulsiones incluyen la mantequilla y la margarina, la leche y crema,  la mayonesa. En el caso de la mantequilla y la margarina, la grasa rodea las gotitas de agua (en una emulsión de agua en aceite); en la leche y la crema el agua rodea las gotitas de grasa (en una emulsión de aceite en agua).

Con partículas de 400 a 600 nanómetros de diámetro.

El proceso en el que se preparan las emulsiones se llama emulsificación.

Las emulsiones son parte de una clase más genérica de sistemas de dos fases de materia llamada coloides. A pesar que el término coloide y emulsión son usados a veces de manera intercambiable, las emulsiones tienden a implicar que tanto la fase dispersa como la continua son líquidos.

Existen tres tipos de emulsiones inestables: la floculación, en donde las partículas forman masa; la cremación, en donde las partículas se concentran en la superficie (o en el fondo, dependiendo de la densidad relativa de las dos fases) de la mezcla mientras permanecen separados; y la coalescencia en donde las partículas se funden y forman una capa de líquido.

sábado, 24 de noviembre de 2012

¿SABES PERDONAR?

¿Acumulas resentimientos y tu espiritu experimenta depresión? No ser franco con tu pareja, es la chispa que hará estallar tu relación.

Quizás pierdas a un amigo... o al amor de tu vida. Hablar a tiempo te ahorrará muchos sinsabores
 
 
Esta ocasión comparto contigo algo que leí y me gusto mucho, espero también a ti......

Cuando en una relación tu pareja te ofende y no se lo dices, es como si fueras guardando los malos detalles en un "costalito" al más puro estilo "Santa Claus" solo que tu cargamento no es tan emocionante de llevar ¿verdad?

Tu cargamento de rencores y resentimientos lo cargas a tus espaldas... ¡Eres un tonto! y va a tu costal...

Llega tarde a la hora a la que tú la citaste, estás que hierves como olla express por dentro

"¿que se ha creído?" y cuando te pregunta "¿estas enojado (a) mi amor?" y tu le respondes con un coraje mal disimulado "no mi amor, no te preocupes..." ¡Es otra más a tu costal!

y para no hacerte larga la historia, después de un ciento de "detallitos", tu pareja llega contigo y te dice en plan de broma

"Que, ¿Estás de malas?" y paaass también lo avientas a tu costal, pero ya lo tienes lleno, ya no lo puedes soportar...

¡y pooom! le azotas en la cara todo...si... todo lo que tenías guardado, acumulado de mucho tiempo...

¡Te has convertido en un León rugiente! tu novio (a) sorprendido y ofendido te responde "¿¿¡¡Sólo por eso te molestas!!??" y le sacas toda la lista de navidad... ¿Y tu creías que no te afectaba tolerar pequeñas cosas de tu pareja?

¿Moraleja? No te guardes nada. Dile a tu novio (a) lo que sientes y no te gusta. Hazlo con tacto pero con claridad ¡Tira tu costal!

Que no haya ningún lugar en el que tu guardes rencores. Siempre exprésale a tu pareja lo que sientes.

Al fin y al cabo un noviazgo se basa en una relación de armonía y comprensión mutuas.

Y si tu amor no te escucha ni acepta lo que le dices, no puede ser tu pareja duradera y es mejor que lo sepas a tiempo.


Edgar Martínez

domingo, 11 de noviembre de 2012

Gratitud "valor"


La gratitud es el sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera. Amistad. Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato. Confianza. Esperanza firme que se tiene de alguien o algo. Fidelidad. Observancia de la fe que alguien debe a otra persona.

El agradecimiento surge cuando una persona se siente en deuda con otra porque le ha procurado algún bien, le ha prestado un servicio o le ha hecho algún regalo. La persona agradecida se alegra por los bienes recibidos, los reconocen y están dispuestas a corresponderles. No se trata de devolver favor con favor ni regalo con regalo, sino de sentir y expresar admiración y gratitud por las cualidades humanas de quienes nos honran con sus dones.
Cada uno tiene mucho que agradecer, y cuidar lo recibido es una forma de hacer evidente nuestro reconocimiento. Entre los bienes que más agradece el hombre se encuentra la vida, la salud, la amistad, la lealtad y la enseñanza de sus antecesores.
La gratitud y el reconocimiento son los mejores regalos que puede recibir una persona en cualquier época y lugar del mundo.

PARA SER AGRADECIDOS...
• Admitamos que necesitamos a los demás.
• Reconozcamos las obras de los otros.
• Incluyamos en nuestro lenguaje expresiones de agradecimiento.
• Aceptemos que muchas de las cosas buenas que tenemos se deben a lo que otras personas nos han dado: amor, protección, cuidados, talento, sabiduría.

Su opuesto es
Luz interior
Hay quienes creen que todo lo bueno que tienen lo han conseguido solos. Por orgullo o, a veces, por simple desatención, no saben reconocer el apoyo que les dieron los demás en un momento o circunstancia determinados. Esas son las personas desagradecidas. Aunque parezca increíble pueden llegar al extremo de criticar o incluso hacer daño a quienes los ayudaron. A veces se cierran todas las puertas. A veces no, pues la generosidad nunca termina. Sin embargo, como no saben experimentar agradecimiento, se sienten solos, no descubren que los demás los quieren y que merecen ese cariño. Su malestar crece a cada día y los entristece. El que agradece abre las cortinas de su alma: permite que entre el sol y proyecta hacia afuera su propia luz.
 
Viviendo el valor
 El valor de la gratitud se ejerce cuando una persona experimenta aprecio y reconocimiento por otra que le prestó ayuda. No consiste, necesariamente, en “pagar” ese favor con otro igual, sino en mostrar afecto y guardar en la memoria ese acto de generosidad. Más que centrarse en la utilidad práctica del servicio recibido, pondera la actitud amable de quien lo hizo.
 Aprende a dar las gracias
Ya hemos visto qué es la responsabilidad: aplicarnos con dedicación a lo que nos corresponde; por ejemplo, que el señor barrendero limpie la calle sin dejar un solo papel. Ya vimos también qué es la generosidad: cuando damos más allá de lo que nos corresponde. Por ejemplo, el maestro que se preocupa por explicarnos de nuevo lo que todos ya entendieron.
 La alegría que esos favores despiertan en nuestro corazón se llama gratitud. Se manifiesta hacia afuera cuando decimos “gracias” con una sonrisa, cuando le hacemos saber a la persona que nos ayudó lo importante que fue para nosotros ese detalle inesperado (no importa si fue un objeto, un consejo o un pañuelo desechable cuando nos vieron llorar). Pero la gratitud no se reduce a una palabra ni se queda en la superficie: enriquece y transforma nuestra vida cuando mantenemos presente ese acto de afecto para con nosotros. A través de ella nos sabemos queridos por los demás. A través de ella, sabemos querer a los demás.
 Para la vida diaria
 ·Aprende a usar la fórmula que no falla. “Por favor” indica que pedimos algo especial. “Gracias” indica que reconocemos la ayuda.
·Piensa y reconoce todo aquello que recibes de los demás. Exprésalo a tu estilo: con palabras, con un abrazo, con un carta.
 ·Ve construyendo una cadena de favores: cuando tu recibas uno, haz otro, y pide a esa persona que siga extendiendo la red de ayuda y gratitud.
·No agradezcas sólo los bienes materiales. La ayuda que va más allá de los objetos es tal vez la más valiosa.
 
Por el camino de la gratitud
 ·Vence tu orgullo, piensa en quienes te han dado la mano a lo largo de la vida. Comprende que te ayudaron a ser quien eres.
·La gratitud no es un intercambio de objetos: “tú me diste, yo te di”. Significa, más bien, “tú te esforzarte por mí, yo estoy dispuesto a hacerlo por ti.”
·No sólo hay que dar las gracias a quienes están vivos y cerca de nosotros. Reconoce en tu corazón a quienes te ayudaron aunque no vivan o se encuentren lejos.

Ahora como siempre les comparto u cuento acerca de este valor.
 
EL LEÓN Y EL RATÓNLuego de una dura jornada de caza el león se echó a descansar debajo de un árbol. Cuando se estaba quedando dormido, unos ratones se pusieron a jugar a su alrededor. De pronto, al más travieso le dio por esconderse entre la melena del león, con tan mala suerte que lo despertó. Muy malhumorado, el león agarró al ratón entre sus garras.
¿Cómo te atreves a perturbar mi sueño, bicho miserable? ¡Voy a darte tu merecido! rugió abriendo de par en par sus enormes mandíbulas, dispuesto a engullirse al ratoncito de un mordisco.
Por favor no me mates, león. Yo no quería molestarte. Si me dejas ir te estaré eternamente agradecido alcanzó a decir el pequeño roedor, tan tembloroso de miedo que al león le pareció cómico, y hasta simpático.
¡ja, ja, ja! se carcajeó de buena gana el león. ¡Una pequeña cosa como tú ayudándome! ¡no me hagas reír!
Pero la pequeñez de ratón y su miedo a ser comido lo conmovieron y terminó dejándolo ir. Semanas más tarde, el león cayó en la red de unos cazadores ilegales. Su rugido de angustia resonó por la selva entera y llegó a oídos del pequeño ratón, el cual, sin pensarlo dos veces, corrió en su ayuda. Al verlo el león le dijo:
Hola amiguito ¡qué alegría verte! mira la situación en que me encuentro. Pronto vendrán los cazadores y me matarán. No te preocupes, león. Tú me dejaste vivir, y eso es algo que no se olvida.
Apenas dijo esto, cortó con sus pequeños y afilados dientes el nudo de la red que apresaba al león y lo dejó libre.

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
 
Bueno amigos nos encontramos en la próxima.

domingo, 21 de octubre de 2012

LA DIGNIDAD

HOLA TODOS
Hoy les voy a hablar del valor de la dignidad.





La dignidad es el valor intrínseco y supremo que tiene cada ser humano, independientemente de su situación económica, social y cultural, así como de sus creencias o formas de pensar, es una calidad o bondad superior por la que algo o alguien goza de especial valor o estima.

La dignidad no debe ser confundida con el orgullo o la arrogancia de pensar que somos mejores que las demás personas.

El ser humano posee dignidad por sí mismo, nadie se lo da, lo tiene desde el mismo instante de su concepción, nadie se lo puede quitar bajo ningún pretexto.

La dignidad en si es la necesidad emocional que todos tenemos de reconocimiento público por la autoridad, personal, amigos, familiares, círculo social, entre otras, de haber hecho bien las cosas.

La dignidad se construye y se proyecta por medio de nuestra manera de vivir, no permitiendo a los demás hacernos objeto de ultrajes o humillaciones.

Uno de los fundamentos principales de la dignidad es auto valorarse y auto respetarse, es decir auto amarse. La dignidad implica el merecer lo mejor;  va mano con mano con nuestro auto estima porque nos impulsa a resistirnos el ser utilizados o explotados por alguien que quiere tomar ventaja de nosotros en el trabajo o en una relación sentimental.

Las personas que tienen dignidad son personas que tiene un buen balance emocional.

La dignidad se desarrolla cuando tomamos control de nuestras acciones, libre y autónomamente.

Todos los seres humanos merecemos respeto, no importando la clase social a la que pertenecemos ni la cantidad de dinero que tenemos en el banco.

La dignidad refuerza nuestra personalidad y nos da la sensación de una satisfacción interna.

Seamos entonces jóvenes dignos capaces de hacernos respetar y valorar por nosotros mismos y los demás, respetando siempre la dignidad de otros.

Como siempre les comparto un cuento:

EL REY INDIGNO
Había una vez un rey rico y poderoso, dotado de gran inteligencia, y aún mayor soberbia. Tal era su orgullo, que nadie le parecía un rival digno para disfrutar de su afición favorita, el ajedrez, e hizo correr la voz de que daría la décima parte de sus riquezas a quien mostrara tener la dignidad suficiente. En cambio, si el rey no lo consideraba digno, sería decapitado de inmediato.
Muchos arriesgaron sus vidas desafiando al orgulloso rey. Fueran ricos o pobres, torpes o inteligentes, el rey los encontraba siempre indignos, pues o no eran sabios jugadores, o no podían rivalizar con su poder. Con el tiempo, desaparecieron los temerarios rivales, y el rey comprobó satisfecho que no había en la tierra nadie digno de enfrentarse a él.
Años después, un pobre mendigo se acercó a palacio con la intención de jugar contra el rey. De nada sirvieron las palabras de aquellos con quienes se cruzó, que trataban de evitarle una muerte segura, y conseguió llegar al rey, quien al ver su harapiento aspecto no podía creer que a aquel hombre se le hubiera pasado por la cabeza ser un digno rival suyo.
- ¿Qué te hace pensar que eres digno de enfrentarte a mí, esclavo?- dijo el rey irritado, haciendo llamar al verdugo.
- Que te perdono lo que vas a hacer. ¿Serías tú capaz de hacer eso?- respondió tranquilo el mendigo.

El rey quedó paralizado. Nunca hubiera esperado algo así, y cuanto más lo pensaba, más sentido tenían las palabras de aquel hombre. Si le condenaba a muerte, el mendigo tendría razón, y resultaría más digno que él mismo por su capacidad para perdonar; pero si no lo hacía, habría salido con vida, y todos sabrían que era un digno adversario... Sin haber movido una ficha, se supo perdedor de la partida.
- ¿Cómo es posible que me hayas derrotado sin jugar? Juegue o no juegue contigo, todos verán mi indignidad.- dijo el rey abatido.
- Os equivocáis, señor. Todos conocen ya vuestra infamia, pues no son las personas las indignas, sino sus obras. Durante años habéis demostrado con vuestras acciones cuán infame e injusto llegásteis a ser tratando de juzgar la dignidad de los hombres a vuestro antojo.

El rey comprendió su deshonra, y arrependito de sus crímenes y su soberbia, miró al mendigo a los ojos. Vio tanta sabiduría y dignidad en ellos, que sin decir palabra le entregó su corona, y cambiando sus vestidos, lo convirtió en rey. Envuelto en los harapos de aquel hombre, y con los ojos llenos de lágrimas, su última orden como rey fue ser encerrado para siempre en la mazmorra más profunda, como pago por todas sus injusticias.
Pero el nuevo rey mostró ser tan justo y tan sabio, que sólo unos pocos años después liberó al anterior rey de su castigo, pues su arrepentimiento sincero resultó el mejor acompañamiento para su gran inteligencia, y de sus manos surgieron las mejores leyes para el sufrido reino.
 
Bueno amigos hasta la próxima

 

 

martes, 2 de octubre de 2012

Hola a todos
Primero que nada gracias por seguir visitando mi blog aunque los he tenido muy olvidados, tengo mucho trabajo pero aqui estoy de vuelta hoy para hablarles de un valor muy importante en nuestras vidas LA PAZ.
 
Cuando pensamos en la Paz, lo primero que se nos ocurre es la ausencia de guerra. Pero la Paz es mucho más que eso.
La paz es el fruto de la sana convivencia entre los seres humanos. Para hacerla posible es necesario un ordenamiento social justo, en el que todos los ciudadanos tengan las mismas oportunidades de desarrollarse como personas y les sean respetados sus derechos fundamentales
Así como la Siembra comprende una suma de tareas que incluye preparar la tierra, delinear los surcos, seleccionar las semillas, elegir el momento oportuno, hacer acopio de los materiales y herramientas que se van a utilizar, y no solamente el hecho de introducir las semillas en la tierra, la Paz también implica muchas cosas; por ejemplo preparar el terreno para que no surjan circunstancias que la puedan poner en peligro.
La Paz necesita de la tolerancia, la justicia,  igualdad,  solidaridad, y también de la responsabilidad de los gobernantes, quienes tienen el destino de los pueblos en sus manos, para tomar decisiones acertadas que hacen al bien común.

La Paz se nutre de las buenas intenciones, de  educación, comunicación, compromiso y del respeto.
Y recordemos la célebre frase tan llena de sabiduría de Don Benito Juárez,  Entre los individuos como entre las naciones “El respeto al derecho ajeno es la paz”.
Los invito a que tengamos una convivencia en armonia y paz con nuestros compañeros,  hermanos, padres y amigos.
 
 Ahora como siempre en esta sección te dejo un cuento sobre este valor.
 
UN DESCONOCIDO MUY ESPECIAL
Ana estaba sentada en un banco del parque, cuando de pronto un desconocido la llamó por su nombre y se sentó a su lado.
-Hola Ana. Te veo preocupada.
-Es que en el colegio me han encargado un trabajo sobre la paz y no se me ocurre nada, es tan difícil…
-Ni que lo digas, si que es difícil. ¿Sabes? quizás pueda ayudarte… ¿Ves esa bandada de pájaros que vuela hacia la torre? Todos hacen lo mismo.Todos los días.Y lo más importante, lo hacen sin dañarse los unos a los otros, al contrario ayudándose si hace fata y sintiéndose fuertes en grupo, todos juntos.Viven en paz y armonía.
-Si es verdad, se ayudan, conviven y es como si supieran que la unión les hace más fuertes.
-Mira esa televisión de ese escaparate. Es un programa sobre la solidaridad. Gracias a la ayuda y la colaboración de mucha gente, muchos niños que viven en la pobreza en sus países, podrán salirde ella y podrán ir la escuela a estudiar
-Sin embargo mira esa otra televisión, son personas luchando entre sí , disparándose, no importándoles la vida del otro. Eso es todo lo contrario a la paz. Si no nos respetamos los unos a los otros y no valoramos la vida de nuestros semejantes, no podrá reina en el mundo la paz. Espero haberte ayudado en algo Ana…
-Si la verdad es que ahora me resultará más fácil hacer el trabajo del colegio. ¡Muchas gracias! Por cierto… ¿cómo te llamas?... Mis padres siempre me dicen que no hable con extraños, pero contigo me he encontrado bien y, además sabes mi nombre…
-Aunque te parezca increíble mi nombre es Dios y vivo en el cielo. ¡Adiós Ana¡
(Y el desconocido desapareció de repente ante los ojos de la asombrada Ana)

 
José Miguel Godoy Muñoz