jueves, 27 de diciembre de 2012

EL PERDÓN

En  estos tiempos donde acaba de pasar la navidad y esta próximo fin de año, creo es el momeno preciso de reflexionar de todo lo vivido durante este año, de reconsiderar cosas que hicimos mal y a quienes de alguna manera lastimamos o nos lastimaron, es momento de pedir disculpas o perdonar.
 
¿QUÉ ES EL PERDÓN?

Perdonar no es justificar ni liberar al otro de culpa y cargo. Perdonar significa liberarse de todos esos sentimiento o emociones negativas que nos perjudican. Perdonar es la acción de transmutar todos esos sentimientos o emociones negativas que tenemos hacia alguien, que "nos dañó o perjudicó", en sentimientos de Amor.


El Perdón es la Ley del Amor. Perdonar significa sentirnos perfectos hijos de Dios y adquirir la capacidad de ver en cada ser humano, a la Divinidad.
El Perdón es una expansión de la conciencia. El Perdón es la evolución y madurez del alma.

"EL RENCOR ES LA INMADUREZ DEL ALMA"

Puedes perdonar?
Puedes perdonar al hijo desagradecido, al amigo que traiciona la confianza, al vecino que desparrama chismes dañinos?,Pueden perdonarse los esposos, que se critican constantemente el uno al otro frente a los demás?

Perdonar no es fácil, pero con Dios nada es imposible y Perdonar es "dar cuando uno todavía está lastimado, y sangrando por dentro". "Enfrentar los sentimientos heridos, ayuda mucho nuestro crecimiento psicológico - emocional y espiritual, confiando en el Padre del cielo y en su misericordia: "Perdónanos señor, como perdonamos a todos los que nos han ofendido". Así serás bendecido con el don del perdón". Tantas veces perdónes en la tierra, es la medida en que serás perdonado en el Reino de los Cielos. Recordar es volver a vivir y olvidar es recordar sin sentir.




"Perdóna hasta que te duela".

5 claves para el perdón:

1. Hacer un examen conciencia: Requiere recordar y analizar quién fue el agresor y por qué. Enfrentar el problema emocional y psicólogicamente sin desesperarse, con paciencia y calma en la meditación acompañada en la contemplación de los hechos en forma positiva .

2. Validar el acto: Consiste en conversar con una persona de confianza, objetiva, capaz de escuchar,analizar la situación y dar un buen consejo. De preferencia se debe recurrir a un profesional y consejero espiritual.

3. Compasión y misericordia: Significa esforzarse para ver al agresor como un ser humano desdichado, tratar de entender y analizar que lo llevó a causar el daño.
Tener misericordia con la persona que nos ofendió, se alcanza cuando contemplamos al individuo y comprendemos que trae heridas desde su niñez que no ha superado por resentimientos del pasado.

4. Humildad: Es necesario eliminar el orgullo que actúa como una barrera antes de ceder el perdón
. Este muro invisible es el que endurece el corazón y hay que eliminarlo con ejercicios espirituales,como la meditación, reflexión y oración para que se transforme en una sincera humildad que trae la paz al corazón.

5. Perdonarse a sí mismo: Significa reflexionar sobre los errores propios, ya se hayan cometido consciente o inconscientemente, reconocerlos, corregirlos y superarlos. Este acto debe corresponder a un proceso de aceptación de sí mismo, aumentando en virtudes y alimentando el infinito estado espiritual.


Imagen

Neil T. Anderson, en su libro Victoria sobre la oscuridad, nos propone doce pasos para perdonar:

1.-Apunte en una hoja de papel los nombres de quienes lo han ofendido y los motivos por lo que lo han hecho.
2.-Apunte lo que siente por ellos, enfrente el dolor y el odio.
3.-Reconozca la importancia de la muerte de Jesús en la cruz.
4.-Decida aguantar la carga de los pecados de cada persona, es decir, no tome represalias contra ella.
5.-Decídase a perdonar: libere a la persona.
6.-Lleve su lista a Dios y ore de la siguiente manera: Perdono a ... por ...
Destruya la lista, que eso quede sólo entre Dios y usted.
7.-No espere que su perdón haga mejor a la otra persona, perdónela simplemente.
8.-Intente comprender a las personas que
ha perdonado, ellas también son víctimas.
9.-Espere resultados positivos en usted al perdonar.
10.-Agradezca a Dios las lecciones que ha aprendido.
11.-Y reconozca su culpa por las ofensas que ha sufrido.
12.-El perdón pone a prueba nuestra condición de cristianos y de hombres y mujeres de fe, pues implica liberarnos de las ofensas y los daños que otras personas nos han hecho.
 
El perdón, el olvido y el arrepentimiento son imprescindibles para una verdadera sanación emocional.
Bueno amigos se que es díficil perdonar a quien nos h hecho daño pero nos libera y si por el contrario,nosotros somos los agresores tomemos la iniciativa y pidamos disculpas y seamos perdonados y asi tener paz espitual .

sábado, 22 de diciembre de 2012

LA NAVIDAD

Esta ocasión comparto con ustedes amigos esto que lei, y me gusto mucho.

El significado de la Navidad



         &       
Según el diccionario la Navidad significa nacimiento o natividad, es también la fiesta cristiana más importante junto con la Pascua.


Pero.... ¿Qué es para ti la navidad?.

A esta fecha tan especial le puedes dar tantos significados como diversas formas de prepararte para celebrarla. Para unos tal vez le recuerda que es en ese tiempo cuando reciben sus aguinaldos, para otros quizás sean vacaciones; los pequeños la relacionan con que no van a la escuela, posadas y regalos, los jóvenes piensan en los intercambios y fiesta; y para muchos otros, es la excelente oportunidad para ver a los parientes que estan lejos, olvidarse de la dieta y compartir con ellos una deliciosa cena.
 ¿Cómo te preparas para recibir la navidad?.
Tal vez desde tiempo antes adquieres el material para realizar tus propios adornos navideños o prefieres comprarlos hechos, te vas al centro comercial por el árbol de moda o te decides por uno natural, adquieres el mejor nacimiento y forras de foquitos tu casa, ahh!! sin olvidar claro, adelantarle a la larga lista de regalos para toda la familia, amigos y conocidos.
Uff!!, si que es una época en que las actividades aumentan y los gastos también.
¿Es este es el significado que para tí tiene la navidad y la forma de prepararte para recibirla, o lo haces así por costumbre o imitación?. Porque si es así cuidado, ya que esta costumbre puede llegar a tener una fuerza superficial muy considerable.
Mejor que te parece si juntos hacemos el intento, aunque sea por esta ocasión, de celebrar de una manera diferente:
Comencemos por desempolvarnos la mente para recordar en realidad que y para quien estamos haciendo todo esto.


¿Ya te acordaste? pues si, vamos a festejar el nacimiento y la llegada de Jesús a la tierra, aquel quien representa para muchos personas el sustento espiritual y en donde desembocamos nuestra fe, alegrías, tristezas, agradecimientos, peticiones y hasta culpas; alguien que es fiel representante de la nobleza, la sencillez, sabiduría, el sacrificio y quien posee en su plenitud el maravilloso don de amar y perdonar. A Él, por Él y para ÉL es el festejo.




Muy bien, ahora para recibirlo debes prepararte como lo haces cuando vas a un evento de gran importancia: poniéndote tus mejores galas.
Tus mejores galas serán tu disposición y creatividad para elaborar un pesebre en tu casa, bajo el árbol o donde tu decidas; tal vez no será el más grande ni con las piezas más finas, pero sí el que esta adornado con la ayuda de toda la familia, un nacimiento sencillo y deslumbrante.
Tanto el pesebre como el árbol navideño serán complementos de energía, pues el arbolito es de alguna manera la antena que está conectada hacia el universo, mientras que el pesebre representa el renacimiento de Jesús, Él en donde muchos de nosotros contemplamos nuestra esencia.

Enseguida vamos a ocuparnos de nuestra persona, ya que una vez conscientes de la celebración debemos mostrar una actitud optimista, reflexiva y dejando de lado todo aquello que solamente hace que olvidemos el verdadero sentido de la navidad.


Ya la cena entre toda la familia la podemos ir planeando, conforme nuestras posibilidades y sin derrochar lo que bien nos puede servir para después; nuevamente algo muy sencillo pero muy bien condimentado con tiempo y amor.

Quise dejar hasta el último los regalos, porque creo que estos serán los más grandes y costosos de todas tus navidades. Por la envoltura ni te preocupes pues ya la tienes, esa es nada más y nada menos que TÚ; dentro de ella hay preciados regalos: unos brazos fuertes capaces de transmitir afecto, y más adentro, desde tu corazón, podrás encontrar amor, cariño, perdón y compresión para obsequiar.
Ahora sólo faltaría el moño, que te parece si lo haces de una oración constante y fervorosa por los tuyos y sus familias, para que Jesús los colme de bendiciones.
Desde luego hacer todo esto no en nada fácil, implica un esfuerzo considerable y más si estamos acostumbrados a celebrar la navidad de otra manera, sin embargo vale la pena intentarlo.
Al realizar estos cambios seguro te enfrentarás ante la actitud negativa de los demás; te tacharán de raro(a), avaro(a), anticuado(a), etc.; pero no te preocupes por que ante tal respuesta tienes dos opciones: Vuelves hacer el intento el año que viene o definitivamente te olvidas de todo y aquí no haz leído nada interesante.
Sólo recuerda que en esta ocasión, ya por el simple hecho de pensar diferente acerca de este gran acontecimiento; de darle importancia a lo que verdaderamente lo tiene te haz ganado un 10, porque aunque sea por un momento te diste la oportunidad de que Jesús volviera a nacer en ti y tú en Él.
 
A todas las personas que me siguen y que visitan este mi humilde blog
les deseo una linda navidad en union de sus seres queridos
lleno de paz, armonia y felicidad
y el año por venir
este lleno de éxito, prosperidad y muchas bendiciones.
 
Y recuerden que las cosas simples y dadas con amor
 tienen un valor incalculable;
así que amigos hagan regalos así
con el corazón.

martes, 11 de diciembre de 2012

GENEROSIDAD "VALOR

 
 
Un persona generosa es aquella que actúa en favor de otras personas desinteresadamente, y con alegría, teniendo en cuenta la utilidad y la necesidad de la aportación para esas personas, aunque le cueste un esfuerzo.»

Generosidad es pensar y actuar hacia los demás, hacia fuera. No hacia adentro. Siempre es más fácil hacer un acto grandioso por el cual nos admiren, que “simplemente” darnos a los demás sin obtener ningún crédito. Y es que casi todos tendemos a buscar el propio brillo, el prevalecer sobre los demás y solemos evitar el dar nuestra luz a los demás.
 
Dar sin esperar nada a cambio, entregar parte de tu vida, volcarse a los demás, ayudar a los que lo necesitan, dar consuelo a los que sufren, eso es generosidad. Y no es un valor pasado de moda.
Hacer algo a favor de otras personas puede significar muchas cosas distintas: por ejemplo, dar cosas, dar tiempo, prestar posesiones, perdonar, escuchar y todos estos actos suponen una decisión en algún momento dado. Por ejemplo ser generoso con el tiempo significa decidirse y estar dispuesto a sacrificar para el bien de los demás algo que se guarde para la propia utilización.
Las personas suelen valorar el tiempo por su rentabilidad, por los resultados que pueden ver claramente a corto plazo y, en consecuencia, establecen criterios de poco valor intrínseco. Es decir, valoran el tiempo por la cantidad de dinero que pueden ganar o por el número de contactos profesionales que pueden conseguir.
Una de las facetas básicas de la generosidad es la apreciación del valor de lo que poseemos. En ocasiones, la dificultad radicará en no saber identificar adecuadamente nuestras posesiones o nuestras posibilidades. Se nota claramente en expresiones. del tipo «no, sería capaz de … », «no tengo tiempo para … », «no sabría hacerlo … », etc., cuando muchas veces el problema no está en la capacidad, en el tiempo, en el saber hacer, sino en la falta de confianza en las propias posibilidades o en la falta de apreciación de lo que realmente uno es capaz de hacer..
Si la persona no vive la generosidad por una convicción profunda de que los demás tienen el derecho de recibir su servicio, de que Dios le ha creado para servir, difícilmente existirá una generosidad permanente en desarrollo.Por eso, es más importante el concepto de «darse» que el de dar. Se puede dar, sin identificarse con lo dado, sin simpatizar con la otra persona.
Una persona generosa se distingue por:
  • La disposición natural e incondicional que tiene para ayudar a los demás sin hacer distinciones.
  • Resolver las situaciones que afectan a las personas en la medida de sus posibilidades, o buscar los medios para lograrlo.
Para vivir mejor esta valor en lo pequeño y cotidiano, es de gran utilidad poner en práctica las siguientes medidas:
  • Procura sonreír siempre. A pesar de tu estado de ánimo y aún en las situaciones poco favorables para ti o para los demás.
  • Se accesible en tus gustos personales, permite a los demás que elijan la película, lugar de diversión, pasatiempos, la hora y punto de reunión.
  • Aprende a ceder la palabra, el paso, el lugar; además de ser un acto de generosidad denota educación y cortesía.
  • Cumple con tus obligaciones a pesar del cansancio y siempre con optimismo, buscando el beneficio ajeno.
  • Usa tus habilidades y conocimientos para ayudar a los demás.
  • Cuando te hayas comprometido en alguna actividad o al atender a una persona, no demuestres prisa, cansancio, fastidio o impaciencia; si es necesario discúlpate y ofrece otro momento para continuar.
  • No olvides ser sencillo, haz todo discretamente sin anunciarlo .
El vivir con la conciencia de entrega a los demás, nos ayuda a descubrir lo útiles que podemos ser en la vida de nuestros semejantes, alcanzado la verdadera alegría y la íntima satisfacción del deber cumplido con nuestro interior.
 






“En un equipo, la generosidad se demuestra ayudando a los demás”
“Es asombroso aprender de las personas que me rodean, pero más
asombroso es aprender a escucharlos”
“Donde sobran las buenas acciones está presente la generosidad”












Para reflexionar






Decálogo de la generosidad

1. Apreciar los buenos actos de los demás.






2. Actuar a favor de otras personas desinteresadamente, sin que nos cueste
esfuerzo.
3. Ser generoso supone utilizar la voluntad para hacer el bien.
4. Decidir libremente el dar cosas, tiempo, el perdonar, el escuchar, el saludar,
el recibir, etc.

5. Valorar lo que se tiene y dar de acuerdo con la necesidad de las personas.

6. Tener disponibilidad cuando alguien necesite ser escuchado, sin esperar

conseguir algo a cambio.

7. Esforzarte por hacer la vida agradable a los demás, saludando a alguien

con quien no tienes amistad.

8. Servir a los demás con el deseo y la seguridad de querer hacerlo.

9. Crear un ambiente de participación y de servicio en la familia.

10. La generosidad es fundamental para que la persona llegue a tener plenitud

en su vida.

 
Que implica la generosidad en la familia:









Ayudarnos en las labores que cada uno realiza en el hogar







 


Tener mesura al gastar dinero en cosas que no son de utilidad y afectan la







economía









Pedir permiso para los paseos con amigos, así como el estar consciente de







que nuestros padres no pueden tener dinero para darnos cuanto nosotros

solicitamos







 


Convivir con los miembros de la familia, así tengamos que renunciar a

parte del tiempo libre personal
 

sábado, 1 de diciembre de 2012

REFLEXIÓN

 
Hoy amigos les comparto esta bonita reflexión, ya que o firmenente creo la aeversidad y los problems nos hacen más fuertes
 
EL ARBOL DE LOS PROBLEMAS
 
El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo. Su cortadora eléctrica se daño y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se niega a arrancar.

Mientras lo llevaba a casa, se sentó en silencio. Una vez que llegamos, me invito a conocer a su familia. Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo un momento frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación. Su bronceada cara estaba plena de sonrisas. Abrazo a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta el carro. Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunte acerca de lo que lo había visto hacer un rato antes.

"Oh, ese es mi árbol de problemas", contesto.

"Se que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos. Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa. Luego en la mañana los recojo otra vez".

"Lo divertido es", dijo sonriendo, "que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior".
 
Espero les guste, haa la próxima.